Grasas trans: mitos y realidades

grasas trans mitos y realidades 1

En el mundo de la nutrición, las grasas trans han sido objeto de mucho debate y confusión. A menudo se les culpa de diversos problemas de salud, pero ¿qué tan cierta es esta afirmación? En este artículo, abordaremos los mitos y realidades de las grasas trans para arrojar luz sobre este tema complejo.

Contenido de esta publicación
  1. Grasas trans: Desmitificando la verdad
    1. ¿Qué son las grasas trans y de dónde provienen?
    2. ¿Son realmente tan dañinas las grasas trans?
  2. ¿Por qué no es recomendable el consumo de grasas trans?
    1. ¿Por qué son tan dañinas las grasas trans?
    2. ¿Dónde se encuentran las grasas trans?
  3. ¿Qué mitos existen acerca de la grasa?
    1. ¿La grasa engorda?
    2. ¿Las grasas trans son peligrosas?
  4. ¿Qué alimentos tienen más grasas trans?
    1. ¿Qué son las grasas trans?
  5. ¿Qué recomendación hace la OMS sobre el consumo de grasas?
    1. Recomendaciones de la OMS sobre el consumo de grasas
    2. Grasas trans: mitos y realidades
  6. Más Información
    1. ¿Qué son las grasas trans y por qué son tan perjudiciales?
    2. ¿Dónde puedo encontrar grasas trans en los alimentos?
    3. ¿Cómo puedo reducir mi consumo de grasas trans?

Grasas trans: Desmitificando la verdad

¿Qué son las grasas trans y de dónde provienen?

Las grasas trans son un tipo de grasa insaturada que se forma cuando las grasas líquidas, como los aceites vegetales, se convierten en grasas sólidas mediante un proceso llamado hidrogenación. Este proceso se utiliza para aumentar la vida útil de los alimentos y mejorar su textura y sabor.

Las grasas trans se encuentran principalmente en alimentos procesados, como:

Bollería industrial: galletas, bizcochos, croissants, etc.
Comida rápida: hamburguesas, patatas fritas, pollo frito, etc.
Productos precocinados: pizzas, empanadas, croquetas, etc.
Margarinas: algunas margarinas, especialmente las que se anuncian como "duras" o "para untar".

Tipo de grasa transOrigenCaracterísticas
Grasas trans de origen naturalPresente en pequeñas cantidades en algunos alimentos de origen animal, como la carne y la lecheNo son tan perjudiciales para la salud como las grasas trans artificiales
Grasas trans de origen artificialProducidas durante el proceso de hidrogenación de aceites vegetalesSon las más perjudiciales para la salud y se encuentran principalmente en alimentos procesados

¿Son realmente tan dañinas las grasas trans?

Sí, las grasas trans son realmente dañinas para la salud. Consumir grasas trans aumenta el riesgo de:

Enfermedades cardíacas: aumentan el colesterol LDL ("malo") y disminuyen el colesterol HDL ("bueno"), lo que eleva el riesgo de aterosclerosis y enfermedades coronarias.
Diabetes tipo 2: las grasas trans pueden aumentar la resistencia a la insulina, lo que aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
Cáncer: algunas investigaciones sugieren que el consumo de grasas trans puede aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer.
Otros problemas de salud: las grasas trans también se han asociado con inflamación, problemas de fertilidad y problemas de desarrollo en los niños.

Es importante leer las etiquetas de los alimentos para identificar productos con grasas trans. Busca la frase "grasas trans" o "ácidos grasos trans" en la lista de ingredientes. También puedes elegir alimentos que sean "libres de grasas trans" o "sin grasas trans".

MitoRealidad
Las grasas trans son necesarias para el cuerpo.Las grasas trans no son necesarias para el cuerpo y son perjudiciales para la salud.
Las grasas trans son solo un problema para las personas con colesterol alto.Las grasas trans son perjudiciales para todos, independientemente de sus niveles de colesterol.
Es difícil evitar las grasas trans.Es relativamente fácil evitar las grasas trans leyendo las etiquetas de los alimentos y eligiendo productos sin grasas trans.

¿Por qué no es recomendable el consumo de grasas trans?

turquesa iconos proceso infografia

¿Por qué son tan dañinas las grasas trans?

Las grasas trans son un tipo de grasa insaturada que se forma durante un proceso industrial llamado hidrogenación. La hidrogenación se utiliza para convertir aceites líquidos en grasas sólidas, lo que hace que los alimentos sean más duraderos, tengan mejor textura y sabor. Sin embargo, este proceso crea grasas trans, que se han relacionado con diversos problemas de salud.

Lee tambiénEl proceso bioquímico del efecto rebote de las dietas hipocalóricasEl proceso bioquímico del efecto rebote de las dietas hipocalóricas
  1. Aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas: Las grasas trans elevan los niveles de colesterol LDL ("malo") y disminuyen los niveles de colesterol HDL ("bueno") en la sangre. Esto aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.
  2. Aumentan el riesgo de diabetes tipo 2: Las grasas trans también pueden afectar la sensibilidad a la insulina, aumentando el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
  3. Otros problemas de salud: Las grasas trans se han relacionado con otros problemas de salud, como la inflamación crónica, el síndrome metabólico y ciertos tipos de cáncer.

¿Dónde se encuentran las grasas trans?

Las grasas trans se encuentran en muchos alimentos procesados, como:

  1. Alimentos fritos: Como patatas fritas, pollo frito y otras frituras.
  2. Productos de bollería industrial: Como galletas, pasteles, tartas, donuts, etc.
  3. Productos de repostería: Como galletas, tartas, pasteles, etc.
  4. Margarina y manteca vegetal: Algunas margarinas y mantecas vegetales contienen grasas trans.
  5. Alimentos congelados: Como pizzas, hamburguesas, empanadas, etc.

¿Qué mitos existen acerca de la grasa?

MItos de las grasas Valencia Dietas

¿La grasa engorda?

Este es uno de los mitos más extendidos sobre la grasa. La realidad es que la grasa en sí misma no engorda. Lo que engorda es el exceso de calorías, ya sean provenientes de grasas, carbohidratos o proteínas. Si bien es cierto que las grasas tienen un alto contenido calórico, también son esenciales para el buen funcionamiento del organismo. Por otro lado, es importante diferenciar entre los tipos de grasa.

  1. Las grasas saludables, como las que se encuentran en el aceite de oliva, el aguacate o los frutos secos, son beneficiosas para la salud cardiovascular y ayudan a controlar el apetito.
  2. Las grasas no saludables, como las que se encuentran en las carnes rojas, los productos procesados y las grasas trans, pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y otros problemas de salud.

¿Las grasas trans son peligrosas?

Sí, las grasas trans son realmente peligrosas para la salud. Se trata de grasas artificiales que se producen al transformar aceites líquidos en sólidos mediante un proceso químico. Las grasas trans se encuentran en muchos alimentos procesados como las galletas, las pizzas, las margarinas y los productos de bollería industrial. Consumir grasas trans aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y otros problemas de salud.

  1. Las grasas trans son especialmente peligrosas porque elevan el colesterol LDL ("malo") y bajan el colesterol HDL ("bueno"). Esto aumenta el riesgo de obstrucción de las arterias y de enfermedades cardíacas.
  2. Las grasas trans también pueden provocar inflamación en el cuerpo, lo que puede aumentar el riesgo de cáncer y otras enfermedades.
  3. Es importante leer las etiquetas de los alimentos y evitar los que contengan grasas trans. En España, la normativa limita la presencia de grasas trans en los alimentos, pero es importante estar atentos a la presencia de "aceites vegetales hidrogenados" o "aceites parcialmente hidrogenados" en la lista de ingredientes.

¿Qué alimentos tienen más grasas trans?

Portada.width 1920

¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans son un tipo de grasa insaturada que se crea mediante un proceso industrial llamado hidrogenación. En este proceso, se añade hidrógeno a los aceites vegetales líquidos para convertirlos en sólidos, lo que aumenta su duración y estabilidad. Sin embargo, este proceso también cambia la estructura química de las grasas, creando grasas trans.

En España, las grasas trans se encuentran principalmente en:

  1. Productos de bollería industrial: como galletas, bizcochos, magdalenas, croissants, donuts, etc. Muchos de estos productos utilizan grasas hidrogenadas para darles textura y sabor.
  2. Productos de repostería industrial: como pasteles, tartas, flanes, etc. Muchos de estos productos también utilizan grasas hidrogenadas para darles textura y sabor.
  3. Alimentos procesados: como pizzas congeladas, empanadas, patatas fritas, nuggets, etc. Estos productos a menudo contienen grasas trans para mejorar su sabor y textura.
  4. Margarina: Algunas margarinas contienen grasas trans, aunque existen margarinas libres de grasas trans. Es importante leer las etiquetas para identificar las margarinas con bajo contenido de grasas trans.
  5. Alimentos fritos: como las patatas fritas, el pollo frito, etc. La fritura a alta temperatura puede generar grasas trans en los alimentos.

Es importante destacar que, a partir de 2021, la normativa europea prohíbe el uso de grasas trans de origen industrial en la elaboración de alimentos. Sin embargo, es importante leer las etiquetas de los productos alimenticios para identificar los alimentos que aún pueden contener pequeñas cantidades de grasas trans, ya que es posible que aún se encuentren en algunos productos que se elaboraron antes de la entrada en vigor de la nueva normativa.

¿Qué recomendación hace la OMS sobre el consumo de grasas?

img recomendaciones oms

Lee tambiénRazones por las que comer salmón mejora tu saludRazones por las que comer salmón mejora tu salud

Recomendaciones de la OMS sobre el consumo de grasas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las grasas representen entre el 20% y el 35% del total de calorías diarias. Es importante destacar que no todas las grasas son iguales y que se deben consumir diferentes tipos de grasas en cantidades adecuadas.

  1. Grasas saludables: Las grasas insaturadas, como las que se encuentran en el aceite de oliva, el aguacate y los frutos secos, son beneficiosas para la salud y deberían ser la mayor parte de las grasas que consumimos. Se recomienda elegir aceites vegetales sin hidrogenar en lugar de grasas saturadas y trans.
  2. Grasas no saludables: Las grasas saturadas, que se encuentran en la carne roja, los productos lácteos enteros y algunos aceites vegetales como el de coco, deben consumirse con moderación. Las grasas trans, presentes en alimentos procesados como la bollería industrial, las galletas y la comida rápida, son las más perjudiciales y su consumo debe ser lo más limitado posible.

Grasas trans: mitos y realidades

Las grasas trans son grasas no saludables que se producen cuando los aceites líquidos se convierten en sólidos mediante un proceso llamado hidrogenación. Estas grasas se suelen encontrar en alimentos procesados como la bollería industrial, las galletas, las margarinas y la comida rápida.

  1. Mito: Las grasas trans son "malas" para la salud, pero aún así podemos consumirlas en pequeñas cantidades.
    Realidad: No existen cantidades seguras de consumo de grasas trans. Incluso una pequeña cantidad de grasas trans puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas.
  2. Mito: Las grasas trans son necesarias para que los alimentos tengan una textura agradable.
    Realidad: Existen alternativas más saludables a la hidrogenación, como los aceites vegetales sin hidrogenar, que ayudan a mejorar la textura de los alimentos sin añadir grasas trans.
  3. Mito: Las grasas trans solo se encuentran en alimentos procesados.
    Realidad: Algunas grasas trans se producen de forma natural en algunos productos lácteos, pero la cantidad es mínima. La mayoría de las grasas trans que consumimos proceden de alimentos procesados.

Más Información

¿Qué son las grasas trans y por qué son tan perjudiciales?

Las grasas trans son grasas insaturadas que han sido modificadas artificialmente mediante un proceso llamado hidrogenación. Este proceso hace que las grasas líquidas, como los aceites vegetales, se vuelvan más sólidas y tengan una mayor vida útil. Sin embargo, la hidrogenación también crea enlaces trans, que cambian la estructura de la grasa.

Estas grasas trans son consideradas muy perjudiciales para la salud porque aumentan los niveles de colesterol LDL (malo) y disminuyen los niveles de colesterol HDL (bueno) en la sangre. Esto incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular. Además, las grasas trans también pueden aumentar el riesgo de resistencia a la insulina, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.

¿Dónde puedo encontrar grasas trans en los alimentos?

Las grasas trans se encuentran en muchos alimentos procesados y envasados, como:

Productos de bollería industrial: Galletas, bizcochos, pasteles, donuts, croissants.
Alimentos fritos: Patatas fritas, pollo frito, comida rápida.
Margarinas y mantecas vegetales: Algunas margarinas y mantecas vegetales contienen grasas trans, especialmente las más baratas.
Algunos productos lácteos: Algunos productos lácteos, como la leche y el yogur, pueden contener pequeñas cantidades de grasas trans.
Comida preparada: Algunos platos preparados y congelados, como las pizzas y las lasañas, también pueden contener grasas trans.

Es importante leer cuidadosamente las etiquetas de los productos alimenticios para identificar la presencia de grasas trans. Busca la información nutricional y fíjate en la cantidad de "grasas trans" que contiene cada porción.

¿Cómo puedo reducir mi consumo de grasas trans?

Para reducir tu consumo de grasas trans, es importante:

Leer las etiquetas de los alimentos: Fíjate en la cantidad de "grasas trans" que contienen los productos alimenticios.
Elegir alimentos con bajo contenido de grasas trans: Busca productos que indiquen "0 gramos de grasas trans" o "libre de grasas trans".
Preparar tus propias comidas: Cuando prepares tus propias comidas, puedes controlar la cantidad de grasas trans que utilizas.
Utilizar aceites vegetales saludables: Opta por aceites vegetales como el aceite de oliva, el aceite de girasol o el aceite de canola, que son bajos en grasas trans.
Elegir productos lácteos sin grasa o bajos en grasa: Busca productos lácteos que sean libres de grasas trans o bajos en grasa.
Reducir el consumo de comida rápida y procesada: La comida rápida y procesada es una fuente importante de grasas trans.

Lee tambiénMitos y realidad sobre el consumo de huevoMitos y realidad sobre el consumo de huevo

Recuerda que reducir tu consumo de grasas trans puede mejorar tu salud cardiovascular y reducir el riesgo de enfermedades crónicas.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Grasas trans: mitos y realidades puedes visitar la categoría Nutrición.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir